peluqueria 2

Desde el año 2020, los ingresos del sector han registrado una fuerte caída como consecuencia de la crisis de la COVID-19, que ha dado lugar a la paralización temporal de la actividad, limitaciones de aforo, caída en el número de visitas por la menor actividad social y profesional, y fuerte deterioro de la actividad económica.

La tendencia actual es la apertura de franquicias para formar parte de una cadena de centros y, por otro lado, la proliferación de salones boutique que apuestan por la alta calidad. En los últimos años se ha apreciado un progresivo aumento del peso de los establecimientos integrados en cadenas.

En todas las ciudades españolas, las peluquerías de barrio están cediendo terreno a estas grandes cadenas con una fuerte imagen de marca -muchos de ellos franquiciados, puesto que ofrecen horarios más flexibles, servicios cada vez más sofisticados y precios más bajos, gracias a las economías de escala.

Entre los principales problemas que encontramos en el sector están la lucha de precios entre las pequeñas peluquerías y las grandes cadenas franquiciadas; la competencia desleal por parte de las academias y de los profesionales que prestan sus servicios dentro de la economía sumergida; la restricción crediticia; la escasez de conocimientos sobre gestión empresarial y cultura empresarial; la falta de cultura de formación continua; la saturación del mercado, etc. También la subida del IVA del 8 al 21 % en 2012 en la peluquería ha sido devastadora para el sector porque se sumó a la crisis, provocando el cierre de múltiples establecimientos en los últimos años

Por el contrario, como fortalezas y oportunidades podemos mencionar el incremento de la demanda de estos servicios en los últimos años motivada por una mayor preocupación estética; la amplitud de la oferta de servicios de estas empresas y cómo los profesionales han sabido adaptarse a las nuevas tendencias; así como la progresiva profesionalización del sector.

Solamente en al año 2020 con respecto al 2019 se han procedido a cerrar más de 5.000 empresas, si sumamos las empresas más los trabajadores autónomos tendríamos un colectivo afectado de más 177.000

No teniendo el mejor de los escenarios para el sector y además viéndonos superados por la subida del salario mínimo, nos encontramos que teníamos a todo el sector en las mismas condiciones económicas, con independencia de la adscripción al grupo profesional que tuviesen.

Características del convenio

Como punto de partida para poder retomar las riendas del sector y proceder a tener unas reglas comunes y más equitativas se ha procedido a la firma de este convenio colectivo que vuelve a marcar las diferencias entre los diferentes grupos profesionales.

Se ha fijado una vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023, fecha en la que volveremos a retomar las negociaciones y podremos ver como evoluciona.

La subida salarial será aplicable desde el 1 de enero de 2022 y regulará las condiciones económicas para todas las trabajadoras y trabajadores del sector.

Justamente nos ha pillado la reforma laboral, y este apartado lo hemos dejado pendiente para una vez publicado, proceder a analizar como nos afecta y de vernos afectados como así es, proceder a sentarnos a negociar lo regulado en ella, sobre todo en materia de contratación, no tanto en materia de ultraactividad que ya lo teníamos solventado.

La tabla salarial aplicable a partir del 1 de enero es la siguiente:

 

Tabla salarial 2022 Tabla salarial 2023

Grupo 0 Según contrato Según contrato

Grupo I 975€ 1004€

Grupo II 985€ 1014€

Grupo III 1000€ 1030€

Grupo IV 1030€ 1061€

Plus transporte 2,50€ 2,70€

 

Hemos tomado como referente el grupo III y a ese se le ha fijado 1000€ para el año 2022. El porcentaje de subida para ese grupo para el año 2022 es el 3,6% y para el 2023 es el 3%. Si cogemos el grupo II para el año 2022 es 2% y para el 2023 es el 3%.

El plus de transporte tiene un incremento del 13,6% para el 2022 y para 2023 del 8%.

Con esta firma volvemos a tener un sector con expectativas de tranquilidad y futuro, siendo nuestro gran objetivo el mantenimiento del empleo y la recuperación de la actividad.

Por otro lado, se está «peleando» la reducción del IVA al 10% que, de conseguirlo, supondría un gran salto en esa necesaria estabilización del sector.

0
0
0
s2sdefault