adela carrio

El sindicato ha expuesto en el Senado sus propuestas para mejorar la calidad de vida de las personas mayores

·El sindicato reivindica una estrategia estatal contra la soledad no deseada y la violencia hacia las personas mayores

·Reclama políticas públicas para tratar el problema demográfico de envejecimiento

Estas políticas, ha demandado la Secretaria Confederal Adela Carrió deben estar encaminadas a mejorar la calidad de vida y a evitar tanto la discriminación como la exclusión social. También es necesario que sean transversales y deben promoverse junto a iniciativas que permitan avanzar en el envejecimiento activo saludable y en la participación de las personas mayores en la vida social, familiar y política; pero también en el aprendizaje permanente e intergeneracional.

UGT demanda para ello la aprobación de una Ley Integral de Derechos de las Personas Mayores que garantice una protección específica a los mayores y que contemple los ámbitos de salud, vivienda, protección económica, jurídica, cultura y ocio. Esta legislación debe garantizar la protección y ejercicio de los derechos de las personas mayores, así como la no discriminación, la igualdad de oportunidades, la atención a las situaciones de vulnerabilidad y la participación activa de este colectivo en todos los ámbitos sociales, políticos y privados. Todo desde una perspectiva intergeneracional.

UGT, y así lo ha expresado su Secretaria Confederal, considera prioritario establecer una Estrategia Estatal contra la soledad no deseada, un sentimiento que se ha acentuado con la pandemia y las medidas contra el COVID-19. Recordamos al Senado que el 48% de las personas mayores de 80 años se sienten solas, lo que supone una amenaza para la salud física y psíquica.

Carrió también ha declarado la preocupación del sindicato ante los casos de maltrato sufridos por este colectivo e insta a elaborar un estudio que informe de manera fidedigna sobre la magnitud de este problema. Este, reivindica, tiene que respaldarse con una estrategia estatal.

UGT da respuesta de este modo a la necesidad de aportar medidas para adaptarnos a esta nueva realidad que implica grandes retos en ámbitos como el social o el económico, así como profundos cambios en la estructura del mercado de trabajo y el sistema de protección social. Se trata de fenómenos como la reducción de la tasa de natalidad o el descenso de la población en edad de trabajar.

Comparecencia ante la Ponencia de estudio del Senado sobre el proceso de envejecimiento en España

0
0
0
s2sdefault