foto digitalizacion2

Las decisiones automatizadas de muchas empresas discriminan por género y afectan a aspectos clave como selección de personal, salarios, promociones o la organización del trabajo. Además, la vigilancia algorítmica está cada vez más presente en los centros de trabajo.

Aunque existe un indignante cúmulo de discriminaciones en las decisiones algorítmicas poco se habla de su impacto en el mundo del trabajo y en la igualdad de género. Desde el algoritmo de Prueba de Aptitud del Programador de IBM que, en los 70, excluía directamente a las mujeres de cualquier puesto de programación, el sesgo de género continúa muy vivo en los entornos digitales: con el reciente algoritmo de Amazon que penalizaba la palabra “mujer” a la hora de escoger una candidatura; los algoritmos de búsqueda de imágenes que estereotipan profesiones o chatbot de Microsoft (Tay).

UGT denuncia, además, el machismo que está detrás de aplicaciones que, a cambio de un módico precio, realizan un análisis ilegal e inmoral de los datos que generan sus empleadas, para dar información a los empresarios sobre aquellas trabajadoras que quieren tener hijos. Hay incluso plataformas digitales que recopilan datos tan sensibles y privados como los ciclos menstruales o las situaciones de embarazo. Ruindad y digitalización unidas contra los derechos, la privacidad y la dignidad de las mujeres.

Las personas trabajadoras y su representación legal (Sindicatos y Comités) tienen a su disposición herramientas para vigilar estos abusos y defender los derechos de las mujeres. Desde el Estatuto de los Trabajadores, que reconoce el derecho a recibir información sobre la aplicación del derecho a la igualdad y no discriminación entre mujeres y hombres, al Real Decreto 901/2020, referente al diagnóstico en un contexto de elaboración de un Plan de Igualdad.

Por ello, el sindicato incluirá en los diagnósticos de los Planes de Igualdad el impacto de las decisiones algorítmicas y de la Inteligencia Artificial en materia de igualdad entre mujeres y hombres cuando se tomen decisiones automatizadas en las empresas.

La precursora de la algoritmia fue una mujer

Muchos ignoran que la madre de la algoritmia fue una mujer, Augusta Ada King, condesa de Lovelace, auténtica pionera en el uso de las matemáticas con finalidades decisorias y una adelantada a su tiempo que tuvo que lidiar con el rechazo a la inteligencia femenina del siglo XIX. Seguramente, la falta de reconocimiento público a la figura de Ada sienta las bases del machismo tecnológico que vivimos en nuestros días.

0
0
0
s2sdefault